Ganó una medalla olímpica, pero ahora tiene miedo de que el gobierno lo mate

Publicidad