fbpx

Hizo algo terrible con su bebé y lo publicó en Internet. Ahora su esposa lo salva de la cárcel

Roman Afanasyev es un empresario ruso de 31 años al que le encanta vivir al límite. Constantemente comparte en redes sociales las fotografías de todos sus lujos, especialmente sus coches y los deportes extremos que practica. Pero al parecer, este millonario no estaba contento con presumir solamente estos costosos bienes, y decidió ir más allá jugando con la vida de su propio hijo.

Via siberiantimes.com

Via siberiantimes.com

Recientemente, publicó en la web dos fotografías donde se lo ve sujetando a su bebé de una pierna boca abajo en lo más alto de una torre. Y como si eso fuera poco, también compartió otra donde se observa cómo saca al pequeñito por la ventana de su poderoso BMW en movimiento.

Como era de esperarse, las imágenes enfurecieron a los internautas y Afanasyev tuvo que enfrentar a una corte que lo sometió a una larga investigación. Finalmente fue encontrado culpable del delito de «violación a sus responsabilidades básicas como padre». Sin embargo, se salvó de la cárcel gracias al desconsolado llanto de su esposa, una joven de 23 años llamada Kristina. Fue así que mediante esta dramática puesta en escena, el Comité de Investigación resolvió sentenciarlo solamente a 300 horas de trabajos comunitarios, aunque su “juego” pudo haberle costado la vida a su hijo. ¿Qué opinás de la decisión de las autoridades rusas?

Via siberiantimes.com

Via siberiantimes.com

Fuente: Infobae.com
Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.

Compartir en Facebook