Peluquería “al aire libre”: ¡abuelito corta el cabello bajo un árbol!

Don Victorino Orué tiene 73 años y es uno de los peluqueros más queridos de Cañada Garay, en Luque. Es que Toíno, como lo llaman los vecinos, lleva décadas cortando el cabello a jóvenes y niños de la zona, siempre con un trato amigable y cordial.

El abuelito tiene su peluquería al costado de las viejas vías del tren, pero no se trata de un negocio común y corriente: allí, las ramas de un enorme árbol de tarumá funcionan como techo, mientras que la brisa refresca el aire y la única música que se escucha es el canto de los pajaritos.

Via cronica.com.py

Es que a don Teófilo le encanta trabajar al aire libre y allí mismo le corta el cabello a sus clientes. “El que viene, sí o sí regresa en otra ocasión, eso es seguro. Aquí, aparte de hacer escultura en tu cabeza, tenés paz, tranquilidad que solo la naturaleza te da”, aseguró el trabajador.

“Toda mi vida fui peluquero. Es el arte que tengo y me encanta”, confesó don Victorino, quien aprendió la profesión cuando era jovencito. “Aprendí en el cuartel, de un peluquero que nos cortaba el cabello allí. Él me enseñó”, confesó. “Un día me dijo ‘te voy a dar esta máquina (de cortar cabellos) y estas tijeras, que algún momento de tu vida te va a servir’. ¡Y mirá! Hoy estoy aquí trabajando en esto que me apasiona. Como soy humilde, hice mi pequeña peluquería aquí, al aire libre. La naturaleza da paz, al cliente le gusta, relató el abuelo.

Via noneontop.com

Aunque es un hombre humilde, este peluquero no quiere cobrar caro por sus trabajos; es por eso que se maneja con precios muy accesibles para que todos tengan la oportunidad de ‘peluquearse’ con él. Cobro 3 mil guaraníes los cortes a los niños y 5 mil guaraníes a los adultos. Sé que en otros lugares se cobran ya 25 o 30 mil guaraníes y creo que está bien porque el peluquero hace arte y vale la pena. Pero yo esto lo hago con amor y pasión. Yo no me quejo de lo que gano y creo que lo que cobro está bien”, comentó.

“Mi sueño siempre fue ser peluquero, y por suerte lo cumplo hace varios años y hacerlo bajo la sombra de un árbol, con los pájaros de testigos, es lo mejor que hay”, finalizó el abuelo. ¿Qué te pareció su historia?

Fuente: cronica.com.py
Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.

Compartir en Facebook