Este es el asalto a mano armada más patético en la historia del crimen

Las actividades transcurrían normalmente hasta que fue interrumpida por el hombre que ingresa tranquilamente al lugar. La encargada se percata de su intromisión e indaga sobre las intenciones del hombre, que ignorándola por completo le ordena a que habrá la caja registradora.

Via Facebook / ViralHog

Via Facebook / ViralHog

Pero la empleada no se la hizo fácil, y contando con la suerte de la actitud ´pasiva´ del criminal, se cruzan órdenes; uno le ordenaba abrir la gaveta, la otra se negaba rotundamente. El asaltante tal vez se vio avasallado ante el temple de la empleada, que decide examinar el lugar por cuenta propia. Aprovechando el momento de descuido del perpetrador, la empleada se dirige a la puerta y ordena salir a los clientes para luego llavear el local desde afuera. Mirá el video:

Grata sorpresa se llevó el asaltante cuando se dirigía a la salida cuando se percató de que quedó encerrado en el lugar. Envuelto por la desesperación y su inminente final tras las rejas, desenfunda su arma y realiza disparos a la puerta, pero sin lograr abrirla, tampoco intentando derribarla a empujones. Cansado implora perdón alegando que no robó nada, sin embargo no obtuvo respuesta desde el exterior. Finalmente y ya totalmente entregado a su suerte, la policía irrumpe en el lugar para llevarlo detenido. Final feliz para las personas inocentes que se encontraban dentro y un final amargo y vergonzoso para el asaltante.

Fuente: Facebook / ViralHog
Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.

Compartir en Facebook