Dan transformación radical a hombre abandonado

“Hola, mi nombre es Eusebio, un placer”, decía el hombre a quienes iban a visitarlo, mientras se acariciaba la barba que no se cortaba hacía más de 5 años. ¿Su «morada»? Una choza de 10x2m., en el medio de un bosque en la lejana Loma Pucú, distrito de Santa Rosa del Aguaray, Departamento de San Pedro.

Vía cronica.com.py

Don Eusebio vive sólo, sin agua potable, sin energía eléctrica, sin gas, sin teléfono, en su «cueva», como él llama a su humilde vivienda, si es que se podría llamar así. Su jornada diaria arranca a las 5am, momento en el cual un enorme coro de pájaros lo despierta todos los días, luego de dormir sobre un improvisado colchón hecho de lonas plásticas.

Vía cronica.com.py

El hombre, en su calidad de ermitaño, tenía un problema. Hace mucho tiempo que vive en condiciones casi infrahumanas. Sin ayuda de nadie, sin poder siquiera asearse diariamente como corresponde a un ser humano.

Para continuar leyendo, registrate gratis.
Registrate GRATIS ingresando tus datos.*

A este número de celular te enviaremos el código de activación.

¿Ya estás registrado? Hacé click aquí.

  • Acceso completo a todas las publicaciones del día, sin restricciones.
  • Información al instante, de todas las novedades, primicias y las historias más compartidas.
  • Además, accedés a videos, fotos y artículos de todo lo publicado anteriormente en el portal.

¿Porqué cobramos suscripción?

(*) Gratis por 7 días.

Compartir en Facebook